Las brujas que somos

Las brujas que somos
La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción: Anaís Nin

domingo, 16 de agosto de 2009

ODIO







ODIO

Cuando me trajiste, llevaba una faldita roja a cuadros
Es tan pequeñita que al caminar apresurada
O
Al agacharme un poquito recogiendo mis últimas palabras…
¡ups! Se sube,
Ay... Se sube tanto que las nalgas se liberan de su ostracismo
del lugar donde se canta o se relega.
¿Quieres que me siente en tú vomito?
¿O… en el charco de sangre escarlata de tu cráneo roto?
Tal vez te interesa que le muestre el culo a tu rostro desfigurado
a tu ojo de crueldad
a tu boca que aún chorrea
y… donde sin problema podría colocar mi conchita abierta
para que tu lengua espumosa intente alcanzarla.
¿Quieres? ¿Quieres?

O tengo otra idea
¿Te canto y después me tomo el jugo de tus miasmas donde aún te revuelcas?


Señor torturador:
Ahora gime y suplica
tal y como te gusta lo hagan tus masacrados
Aquellos que como a mí, les diste picana.
Quiero morderte policía, milico, torturador, señor gobernante, quiero volver a romperte el cuello
Quiero aprender a llorar antes de que muera en el cadalso
Antes de que me incendie entre nuevos toques y tehuacanasos

Por último… abriré mis piernas y subiré una muy lentito, muy lentito y sacaré pipi…
Tengo los senos expuestos y grito:
¡YA SOY LIBRE!
DIANA MARINA NERI ARRIAGA.

No hay comentarios: