Las brujas que somos

Las brujas que somos
La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción: Anaís Nin

martes, 27 de enero de 2015

soy una puerca

¿Una filosofía porcina? Eso dirían algunos estoicos ante la maravillosa avanzada del hedonismo. Dicen que es goce grosero, bestial, trivial, y pensé de inmediato: Sí, sí, yo quiero. Pero… ¡Ah! No, puras patrañas de los pre-cristianos, que constituía por lo menos para mí, propaganda fascinante.
Aun así, que elementos tan super-interesantes propone el compa Epicuro y muchxs compinches: Igualdad entre hombres y mujeres y acceso libre a la enseñanza y el debate filosófico, placer, construcción de comunidad y el nosotrxs, ateísmo, trabajo sobre la dietética y aritmética de los deseos, la lucha contra el sufrimiento, búsqueda de la ataraxia (que tanto me hace falta) muerte de la muerte y por supuesto a los miedos… y etc., etc.

El hedonismo es una actitud ante la vida. Es una filosofía vital, y sí soy una puerca que también tiene un goce grosero pero reflexivo.

Hedonista soy y en el camino bailo.


martes, 6 de enero de 2015

¿Cuántas veces los vamos repetir?

Y pienso a Anayelí, en su vida cotidiana y la sonrisa con la que aparece en la foto.

Pienso en Liliana y sus doce años de vida correndona y probablemente llena de adolescente alegría.

Pienso en Erika y su decisión de estudiar enfermería y  -otra vez- esa sonrisa que inunda y contagia.

Pero no puedo inevitablemente pensar en los seres humanos que las secuestraron y después las asesinaron, no puedo obviar el horror y la tortura, en mi cabeza ronda constantemente chispazos de su muy probable desesperación, del momento en que sus captores decidieron que “debían” morir.

¿Por qué? ¿Qué puede llevar a una persona a asesinar de este modo a otro y dormir tranquilamente por la noche?

No quiero apelar a argumentos morales que generalmente llevan a falacias hominem, prefiero reflexionar sobre la condición humana y todas las razones, contextos, aconteceres que nos llevan a actuar como lo hacemos…

Pero, no. no lo logro entender  y no es que la rabia o la impotencia me inunden, sencillamente no alcanzan las herramientas de la razón para explicar, para seguir caminando sin que el dolor por las miles de mujeres que ahora ya no están, que nos han sido arrebatadas colme el paso, pasme el aliento.

¿Cuántas veces los vamos repetir? No sólo nos faltan los 43, nos faltan lxs miles de desaparecidxs, secuestrdxs, asesinadxs, nos faltan a quienes entre vorágine de nuevas muertes, nuevas noticias el olvido los deja en tercera plana.

VIVXS SE LXS LLEVARON
VIVXS LXS QUEREMOS

VIVAS NOS QUEREMOS.  




¿Otra vez?

Y sí, se llama indignación, rabia, impotencia, se llama horror.

¿Qué escribir para proponer consuelo a la madre de la compa enfermera Ericka de Michoacán, de Liliana del Estado de México de las miles ya de desaparecidas en esta fosa común que aún se atreven a llamar patria?

Ayer los padres, las madres de nuestros compañeros de Ayotzi hablaban de buscar y seguir buscando –otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez- a sus hijos desaparecidos…

Ayer  –otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez- las calles se inundaban para exigir justicia, la renuncia de Peña Nieto (que aunque simbólica, de fondo no soluciona nada) y tantos miles de etcéteras que no caben en nuestras consignas.
Necesitamos una, dos, tres más de cien mil palestras no sólo para los 43, sino para todas las denuncias contra las desapariciones, secuestros, asesinatos de mujeres, de niñas… ¿Cuántas veces el país se ha paralizado por ello?
Pienso en el señor que ayer hacia muecas mientras su coche no podía avanzar entre la marcha y en la señora que se metía rápido al “Samborns” para que su hija no le doliera la cabeza con tanta gente y al pensarlos, miro a los políticxs de cualquier partido o jerarquía, miro a una parte de la sociedad que piden que se restablezca el “Estado de Derecho” y apoyan la nueva ley anti-marchas, miro la indiferencia y el paso largo que no sonríe, y también miro a quienes criminalizan y señalan con furia a lxs que se cubren el rostro y dicen –de un lado y del otro- que hay una “única manera de hacer las cosas”...
Pero, también miro a muchxs manifestantes que siguen gritando ante la imagen de esxs señores de la política del mastream: “que chingen su madre” “puta de cabaret” “prostituta” “puto” y se enorgullecen de una verborrea sin análisis, plagada de patriarcado, plagado de un Estado inserto en las venas, en las palabras. Y sí entiendo nuestro hastío y desesperación… ¿pero ellxs entienden que a las mujeres, disidentes del sexo y el género también nos están matando? ¿Las luchas son iguales o hay unas más iguales que las otras?
¿Y si –otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez- las calles no son suficientes, ni los gritos, ni las denuncias? Y no hablo de desesperanza ni de conformismo.
Hablo de buscarnos y de encontrarnos, de reflexionar en conjunto, de discusiones de paso a pasito que nos lleven a las acciones concretas, grandes y/o chiquitas pero movilidad en la acción. Hablo del encuentro abierto entre personas, de la formación de redes de apoyo, de colectivizar la auto-defensa, de entender con claridad que no se trata solamente de una marcha, pancarta, hasgtag, hablo de salir de coyunturas y no esperar nuevos pater-mater-nalismos, de una conciencia crítica y auto critica que como manada y después como diáspora, nos permita escucharnos y caminarnos. No tiene que ser por la misma vereda o pretensión, pero sí con los ojos abiertos que nos permita el reconocimiento, el acompañamiento.
Hablo de cuestionar incluso la propia condición humana que pareciera nos “sujeta” a sus dinámicas de poder, egoísmo, y a veces en extenso a no mirar ya siquiera el rostrx del otrx.
Y ya no hablo, sino pienso… salgo a la calle y de muchas formas quiero reconocerme en el otrx, actuar deconstruyendo-me, romper para retomar y recuperar… transgredir.
Se llamaba indignación, rabia, impotencia, se llama horror.
Quiero ahora nombrarlo digna rabia y una alegría que ahora son lágrimas que –otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez-–otra vez- buscan organizarse.
¿Qué propones?







‪#‎
TodxsSomosErikaCassandraBravoCaro

Diana Marina Neri Arriaga