Las brujas que somos

Las brujas que somos
La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción: Anaís Nin

jueves, 26 de marzo de 2015

Carmen Aristeguí y los 43 compas.

Intentaré ser breve.
Carmen Aristeguí y los 43 compas.
Desde hace unos días he estado muy atenta, pero como chinita “milando” todas las desgarraduras en torno primero al despido de los dos compas periodistas Irving Huerta y Daniel Lizárraga que mostraron al mundo los lujos de la señora Angélica y las demás tropelías económicas de lxs políticos y después la inminente salida de Carmen de MVS.
Por ello me pregunto:
1) ¿De veritas el espacio informativo de Carmen Aristegui era el espacio “más plural y abierto” para conocer las noticias, las de a de veras que acontecen en nuestro país y por otros lares? ¿ya se nos olvidó el cerco de información que su espacio ofreció cuando la huelga de la UACM o cuando la hizo de policía al entrevistar (estemos de acuerdo o no) a Sandino Bucio?
2) ¿Por qué ahora estamos tan saltarines y enojades por el despido y no cuando se aprobó la ley de telecomunicaciones que desde el 14 de agosto del 2014 estableció una serie de candados para que las radios comunitarias no puedan transmitir libre y abiertamente, atentando contra el derecho de los pueblos a la información? ¿Porque no hicimos marchas por los cuatro detenidos por operar radios comunitarias en el 2014?
3) ¿Sabías que Alma Delia Olivares fue consignada por el supuesto delito (que no existe en ninguna ley) de “contaminación auditiva”, y después por el de “uso indebido de un bien de la nación” pagando 25 mil pesos para seguir un proceso penal y que se suma a la de Salvador Medina y Leslie Saavedra, ambos comunicadores de Tonalá, Oaxaca a quiénes también se les iniciaron procesos penales por operar una radio comunitaria sin permiso? ¿Es más valioso trabajar en una radio “legal” que una que no lo es y por tanto una merece toda la atención y la otra ni siquiera la conocemos?
4) Y que conste que no digo que el despido de Carmen Aristegui no sea importante, lo es y mucho, pero… ¿Confiabas que MVS fuera la “empresa” que resguardara la libertad de información y libre expresión? ¿No es más que claro que si trabajas para coca cola y ofreces tus propios productos fuera de tus patrones, estos te despidan? ¿pensabas que MVS tendría conciencia crítica y resguardaría al equipo de Aristeguí noticias y a Mexicoleaks de sus patrones mayores: el Estado? MVS no es la autoritaria e injusta, ellos son sólo una empresa y si has visto alguna vez el documental de “La corporación” seguramente sabes la depredación precisamente de “una empresa”, no son ni solidarios, ni plurales, ni abiertos. Si un trabajador ya no les “sirve” para sus intereses, lo despiden y ya. Así funciona.
5) Y ahora ¿Quién podrá salvarnos e informarnos en un marco abierto y de pluralidad? Nadie. No nadie nos salvara, a quienes nos interese seguiremos buscando, apoyando, promoviendo, construyendo e impulsando, los medios libres, la contra-información, la radios alternativas y comunitarias, etc, etc. Ahora hay muchos muchísimos, que sin recursos y con todo en contra, están en la tarea de ofrecer, compartir recursos de información horizontales y desde abajito, en la mera izquierda, no la de los partidos políticos o las elites intelectuales, sino con noticias, -por ejemplo- de la amenaza del cacique a la maestra, la marcha de las sexoserivdoras, el grupo de mujeres que se organizan para proyectos autogestivos, los pueblos que se organizan en la auotodefensa y contra el gobierno y el narco (que no es lo mismo, pero es igual) etc, etc.
Pásele, pásele, acá también hay noticias, y esas noticias, ni Carmen las decía.
6) Personalmente escuchaba muy temprano a Carmen y aún leo la Jornada (zape para mi) pero… no son mis únicas fuentes de información; siempre como en todo en la vida, tenía (tengo) mis asegunes con ella, y aunque comparto muchos, muchísimos de sus puntos de vista, agudeza, y crítica, muchos no. Si habrá que salir a la calle por defender el derecho a la libertad de expresión, saldré (y lo he hecho ya durante años), si habrá que firmar lo que sea, también lo haré. Pero no soy ingenua, no espero ya a ningún o ninguna iluminado(a) (porque hay quienes hasta la promueven como candidata a la presidencia) que me diga como pensar, y que me venga a salvar. Mejor leo, comparto, platico, discuto, y lo intento una y otra vez, para formarme un criterio, una postura, una posición.
7) Extraño y extrañaré el trabajo de Niñonautas y mis respetos para el trabajo de Kirén Miret y su equipo, sin embargo, si efectivamente se va a trabajar contra el ominoso “(…) vendaval autoritario” entonces compañerxs, les invitamos a no sólo a mirar los mainstream, sino hacer trabajo desde otro lugar, y ese lugar también se llama realidad.
¿Fui breve? Bueno, por lo menos lo intenté.
Buena tarde Emoticono wink

miércoles, 25 de marzo de 2015

Le llaman trabajo y yo nombro activismo

Hoy tengo desparpajo y por eso voy a contar con descaro (pues caray a quien le importa, jejeje) que estoy –aún con un terrible dolor de cabeza y dientes, que me hicieron no ir a la preparación de un seminario y cancelar a esa mujer que quiero tanto- bien contentota.


Empecé hace rato, a las ocho treinta de la noche una clase en el ESIME del Politécnico con ingenieros e ingenieras, y contrario a prejuicios y bostezos previstos, para mi sorpresa y deleite fue una clase llena de interacciones, con una chispa de fluidez que nos hizo co-participar de una experiencia de construcción de conocimiento compartido.
¡Si es posible –lo acabo otra vez de comprobar- pensar y hacer pedagogía libertaría!
Ya lo he dicho y lo reitero: tengo un idilio con la docencia, no… no, rectifico, no con la metafísica de la enseñanza sino con los humanxs que quieren compartir.
Me gusta mucho lo que le llaman trabajo y yo nombro activismo, me gusta también, esta toronja que ahora devoro.
Buenas noches.