Las brujas que somos

Las brujas que somos
La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción: Anaís Nin

lunes, 16 de febrero de 2015

Catarsis de una semana de Febrero

La semana que ayer tomó su noche final, resulto interesante, activa, por ello como no suelo hacerlo, comparto caracoles, 

Independientemente del accionar laboral y de entorno que es parte de la vida cotidiana, también me habitaron acciones, personas y momentos importantes. Aprendí y retome cuestiones de la controversial ciudadanía ateniense; vi a ese amigo querido que como chispazo habla de cine, oscuridades y vuelcos que le sorprenden y pasman; conocí mujeres re-quete-chulas en ideas y caminar y me invitaron para grabar un programa de televisión por internet sobre estas cosas del "amor"; aporte, manifesté acuerdos y desacuerdos sobre lo que ahora como colectivo nos dará carnita renovada; luego tráfico, complejidades magisteriales, mucha desinformación; noche de hoteles y masaje de piecitos; sangre de siembra y cine... más cine, una receta placentera de tres veces por semana, pero en esta ocasión con esas amigas que aunque el tiempo nos aprieta para vernos, damos escapadas que dejan claro que nunca es suficiente; después besos, más besos y una triple dosis de besos para construir alegría.

Debates con ingenieros, desveladas, desmañanadas, muchas desmañanadas, la transmisión de un programa de radio ya grabado en la todavía sobrevivencia de la amplitud modulada sobre "poliamor" y la mesa de diálogo en otro programa de los carajos y demás... sobre otra vez el amor, pero ahora desde el canijo siglo XXI; después desencanto -otra vez- sobre los modos de imposición del imaginario sentimental sobre y contra las mujeres, que hace que algunas celebren que el "chico guapo" de la historia, controle y violente a una chica, además del aburrido sexo heterosexual en tres escenas de cinco minutos; sábado de mitin con muchos aprendizajes y la urgente autocrítica; el placer inmenso de verla otra vez, radiante y feminista, mujer de lentes y agua; fiesta encorsetada, música para quitar el frio, otra vez el Manifiesto, y ganas de nuevas ganas.

Billar y que ellxs dos se encuentren y que sepan -aunque ya lo saben- que lxs contra-amo con afectación singular. Domingo de capuchinos, abrazos a la luna, al saturno,  Yuli y la madre querendona, y por supuesto a pacolito. Viaje, siempre, viaje.


Espiral, vida circular, ojos alertas, vitaminas para mañana. Ahora a construir al lunes, escapar solo por un momento de cientos de adolescentes y correr para abrazar a Neftis, Bastet y Hator. Madrugar, que el tiempo no espera.   


No hay comentarios: