miércoles, 8 de abril de 2020

Las ganas, la contención y las decisiones


Las ganas, la contención y las decisiones

Si creemos absurdos, cometeremos atrocidades.
Voltaire.
Tengo muchas ganas de despotricar y pedirles a todas las personas que esta semana y general en la vida están jode y jode que si lo natural, que si Dios aprueba o prohíbe, que si está bien amarse en público, que si se nace o se hace, que si los hijos y la familia, etc, etc, pedirles que si por favor (o sin favor) se van lejos, muy lejos de mi vida y sigan con sus parásitos mentales y sus delirios medievales en un lugar, donde lo puro y absurdo les toque, pero no… respiro hondo y profundo y recuerdo que este semestre parlo con más de 700 estudiantes (de entre catorce a veintiocho años) de estos y otros temas y que todavía muchos/as de ellos/as se han rodeado precisamente de esas familias nucleares que reproducen sin ton ni son, ignorancia y violencia, que los contextos sociales están bien enrarecidos y no es gratuito ser los primeros lugares a nivel mundial por crímenes por lesbo/bi/trans/homofobia, que las mujeres seguimos siendo asesinadas por esos hijos sanos del patriarcado, por la pornografía infantil, la pederastia, la violencia contra los animales y que el sexismo, el racismo, el especismo, se reproduce en todas las esferas de la vida cotidiana, de un modo tan invisible y tan eficaz que normaliza y naturaliza las atrocidades.
Me duele mucho vivir en este mundo, pero no… no quiero solo echar lagrima, vivir aislada y fomentar esta intensa misantropía, sino decidí un camino donde también me gusta compartir dudas, preguntas, reflexiones, hacer debates, construir herramientas, buscar verdades relativas, explorar intuiciones, leer, mirar cine, y que mejor espacio para atacar epistemicidios y hacer colectividades, que en los espacios académicos/escolares (que se organizan desde las posibilidades de la educación desde una perspectiva libertaría), que es también (con sus limitantes) otras formas de hacer activismo.
Soy una mujer que se relaciona erótica y amorosamente con hombres y mujeres, con personas que rebasen los aburridos ámbitos binarios, tengo una postura política contra el matrimonio, la monogamia y la familia nuclear (sugiero revisar etimologías y evolución patriarcal de las nuevas esclavitudes) por ende he decidido amar a mi padre, madre y hermanas, no sólo por un asunto “sanguíneo” sino por un conocimiento y una vivencia profunda y compartida que me permite señalar con claridad lo que me gusta y no me gusta de cada uno de ellos y viceversa, dado que de ningún modo soy, ni me interesa ser hija o hermana “ideal”, lo que me importa es ser una amorosa compañera y me equivoco mucho en el proceso, también son familia algunes primos/as, tíos/as que aunque nos vemos poco, sabemos que podemos "contar con nosotros/as". Tengo una tirria intensa contra las instituciones sean las que sean (aunque también estoy consciente que es casi imposible a “huir” de estas, de otro modo ni siquiera estaría escribiendo esto por el cara de libro). Vivo relaciones afectivas y eróticas múltiples, vivo con un compañero de vida que amo/contra-amo de modo intenso, pero también con un perruchito, tres soberanas gatas, y son parte de mi familia también un perro y dos perras, tres tortugas y un gato loco que viven en Cuernavaca, tengo poquitas amistades que me encantaría pensar son para la vida (¡oh! anhelo intensas redes de manada y sororidad, pero toda relación necesita mucha mucha atención y cuidado y me es imposible hacer esto a la “n”), por cierto, no me interesa en lo absoluto tener hijes.
Poliamor, contra-amor, bisexualidad/pansexualidad, conexión y amor inter-especie, amistad, son parte de mis sellos afectivos.
No vivo en la diversidad, sino en la disidencia, en la autocrítica aguda constante.
Si esto señor o señora conservadora -considera- que no es familia, no me importa. De hecho, el término “familia alternativa” es gozosa pero no del todo me convence, me gusta mucho inventar y se participe de los nombres que les otres proponen: desde asociaciones, colectividades, conchabaderías (mi corazoncito aún se duele por la pérdida del compañero con quien esto por un instante compartí), paterneres, amantías, compañeros/as de vida, “nave de los locos” y sí, también familia.
Si quieres dar el debate persona conservadora que me lees (no puedo llamarte compañero/a) entonces te propongo lo des de frente, y en lugar de ir una marchita de blanco y agarrar el nombre de tu Dios para violentar, mejor te invito a leer, conversar, y escuchar. Disculpa que te lo diga, pero tienes tanto, tanto que leer, que escuchar, que aprender.
P.d. Si para hablar de estos temas, sí incluso citas tu biblia, te recomendaría lecturas adicionales para que ubiques hasta el carácter transgresor del propio “Jesús” y de todas las tropelías homicidas y patriarcales que la iglesia judeo cristiana desde su conformación ha cometido. Te invito en conclusión a informarte.

(texto del 2016 que el feis me coloca de recuerdo)

No hay comentarios:

Ideas sobre el contra amor.

La propuesta contra amorosa no es un mandato para dejar de amar o estar per sé en contra del amor, sino una convidada para reflexionar sobr...