Las brujas que somos

Las brujas que somos
La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción: Anaís Nin

martes, 18 de marzo de 2008

Que si soy masoquista? …Puede ser.

"A diferencia de las certezas y de las creencias,
la revuelta permanente es ese cuestionamiento de
sí mismo, del todo y de la nada que,
evidentemente, ya no tiene lugar o razón de ser".
El porvenir de la revuelta. Julia Kristeva, 1998.

A veces la poesía es una patada en el culo, una de esas que permite como lubricante que la vida resbale, -sino mejor- por lo menos si, desafiante, avasallante, lista para las amapolas que me conforman.
¿Que si soy masoquista? …Puede ser.
Aún tengo fortaleza para la esperanza.
Aún creo que los seres humanos pueden ser –podemos ser- un poquito menos soberbios y habrá un día donde no se devoraran unos a otros como depredadores, en la atrocidad de creerse magnos.
Aún soporto y sobrevivo con ello, que después de los ensangrentados, los otros estén indiferentes y se muestren escépticos ante el dolor, ante los caudales de la muerte.
Aún intento y de veras confieso, el trabajo que me cuesta entender, que el proceso de solidaridad sea tan lenta, y que a veces parece no se mueve un dedo ante la injusticia, los abusos y todas las almendras que se mastican, y que la justificante sea, que… que… ¡uf! Justificantes muchas…
¿Realidades? Algunas que aplastan.
¡OH! ¡Que grande es el mundo!
Si… Soy masoquista.
Porque soy una putita tierna que puede jugar al eterno baile de las mascaras, y auque tiesa, tiesa la muerte que quiere rayar la poesía, que me la quiere arrebatar, rompo las certezas para jugar a la sodomita.
¡! humm!! A esta putita le encanta la poesía.

No hay comentarios: