viernes, 7 de noviembre de 2008

SÁBANA

Puedo hacer crónicas de fantasias prestadas,
nicotínas ajenas y a punto de quemar,
puedo nombrar lo que mi oruga desearía pero sólo huele desde el mar rojo,
pero no me pidas que abra la sabana frente a tí
soy un credo perdido entre hombres de rostro duro y labios gruesos
estoy henchida y reviento.

D

No hay comentarios: