Las brujas que somos

Las brujas que somos
La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción: Anaís Nin

domingo, 14 de junio de 2009

MANIFIESTO ANTIESPECISTA



MANIFIESTO POR QUÉ RESPETAR A LOS DEMÁS ANIMALES
TOMADO DE:

los humanos no somos los únicos animales que habitan la Tierra
tampoco los únicos que desean vivir y ser libres
Desde bien pequeños nos enseñaron que nuestro deber era respetar a los demás humanos y sin embargo al mismo tiempo y sin ser conscientes de ello también aprendimos que otros animales no merecían nuestro respeto sino todo lo contrario.
Nos educaron para considerarlos distintos e inferiores a nosotr@s, estableciendo diferencias “insalvables” como su incapacidad para hablar o su falta de inteligencia... Asumimos como lógico y normal que el valor de sus vidas se medía en función de la utilidad y beneficio que de ellos podíamos obtener, nacidos únicamente para servirnos, con el poder suficiente para decidir en su nombre cuándo debían nacer, cómo vivir y cuándo debían morir...
Así, nunca nos llamó la atención ver el cuerpo del pollo convertido en segundo plato, la piel de la vaca en zapatos o el canario tras las rejas de una jaula colgada en el balcón.
Pero las diferencias que puedan existir entre nosotr@s y el resto de animales no justifican de manera alguna que podamos hacer con ellos lo que nos venga en gana. También entre los humanos se dan. Hay personas que no pueden hablar o valerse por sí mismas y sin embargo eso no supone que tengamos libertad absoluta para decidir sobre sus vidas.
Ha llegado el momento de dejar las diferencias a un lado y de reconocer algo que jamás tuvimos en cuenta y que tenemos en común todos los animales, seamos humanos o no: LA CAPACIDAD DE SUFRIR Y DISFRUTAR.
la capacidad de sentir nos convierte en iguales
Todos los animales que poseemos sistema nervioso tenemos dicha capacidad, por tanto, todos queremos y podemos disfrutar de experiencias placenteras (gozo, diversión, bienestar...) y deseamos evitar aquellas que nos causen sufrimiento (miedo, dolor, muerte...).
A ningun@ nos gustaría estar encerrad@s o privad@s de movimiento y de espacio, ni que nos separaran de nuestra familia o que nos golpearan, ni tampoco que nos arrebataran la vida en contra de nuestra voluntad. Tanto un cerdo, un niño, una gallina como una mujer... TENEMOS EL MISMO INTERÉS EN VIVIR Y EN SER LIBRES.
Nuestro objetivo fundamental pasa por que se establezca el PRINCIPIO DE IGUALDAD entre TODOS LOS ANIMALES, humanos y no humanos, entendido éste como una idea moral, donde las relaciones entre tod@s estén basadas en el respeto mutuo, reconociendo que la vida y la libertad de los demás animales son tan importantes y valiosas para ellos como las nuestras propias para nosotr@s. Es hora de dar otro paso, de avanzar hacia una única moral, superando cualquier prejuicio y la idea de que “son inferiores a nosotr@s” o que “son de nuestra propiedad”, simplemente por no ser iguales a los humanos y/o por no pertenecer a nuestra especie.
En nuestras manos está ponernos en su lugar, replantearnos nuestras costumbres, nuestros hábitos y de aceptar que nuestra manera vivir y de pensar tienen unas consecuencias nefastas para los demás animales. De nosotr@s depende decidirnos por otra forma de vida, aplicando los valores de respeto, justicia e igualdad a tod@s, independientemente de la etnia, sexo o especie a la que un@ pertenezca.
Bastaría con que extendiéramos a los demás animales, y no solamente a los humanos, la primera lección para la vida que nos enseñaron...
“No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti”

No hay comentarios: