Las brujas que somos

Las brujas que somos
La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción: Anaís Nin

martes, 2 de noviembre de 2010

De nuestra marian: VIII ELFLAC como un río, lleno de afluentes y márgenes

VIII ELFLAC[1], como un río, lleno de afluentes y márgenes[2]

 
o… cómo la teoría del Big Bang puede aplicarse al movimiento lésbico feminista


 
marian pessah[3]
primero en lengua argentina
a mis hermanas negras, indias, indígenas, campesinas
a las lesbianas luchadoras y revoltosas.

Llegué a Porto Alegre, y sólo al 9º día consigo sentarme a escribir. Hasta ahora salían más suspiros que ideas, me dediqué primero a editar las fotos, así continuaba navegando por ese bello y conflictivo río que fue durante 4 días el ELFLAC y me bañaba en sus aguas entre los brazos de Oxum y Yemanjá. Así fui esperando que las emociones pudieran traducirse en palabras.

Hilando rebeldías lésbicas feministas desde la raíz, Guatemala - 9 al 13 de octubre.

El Encuentro fue organizado por las compañeras de la Ekipa en tres grupos-ejes: Identidades; Cuerpos y sexualidades; Actuancias Políticas[4]. El debate era inicialmente lanzado por tres compañeras invitadas como ponentes, luego cada grupo haría su relatorio y a la mañana siguiente todas nos reuniríamos en plenaria donde cada grupo expondría lo debatido.

Al 2º día del encuentro, cuando nos encontrábamos todas juntas y a pleno, salió el tema más candente y la temperatura fue en aumento. Algunas compañeras comenzaron a pegarse carteles TODXS SOMOS TRANS. La respuesta fue inmediata, también por escrito, con carteles de YO AMO MI/TU VULVA. Un comentario sobre las sexualidades y la utilización de dildos como productos del sistema capitalista, también tuvo su respuesta: NO MÁS DILDOS, PLANTE SU PROPIO PEPINO ORGÁNICX.

Hubo agresiones que tomaron diferentes rumbos verbales hasta que se pidió bajar las aguas y los tonos en un intento de retomar el diálogo. La respuesta fue rápida y las portadoras de cartelitos se los quitaron.
Todo esto traslucía la necesidad de algunos sectores y personas de imponer un tema que hace años está presente y es la entrada de personas trans a los encuentros.
Arriesgaría a decir que la primera comunicación que hizo la EKIPA – Guate dio cabida a que todo esto se organizara, cuando afirmó que de las trans no se hablaría.

Imagino que este haya sido el estímulo más grande para que grandes organizaciones como Mulabi comenzaran a preparar sus “diálogos”. Sucedería días antes de que comenzara el Encuentro Lésbico Feminista Latinoamericano y Caribeño, en un hotel 5 estrellas en plena Guaterica, con unas 30 activistas elegidas a dedo y funcionando a puertas cerradas.
¿Será que son diálogos o monólogos? Me queda la misma pregunta del año pasado, cuando hubo otros “diálogos”, esta vez en Buenos Aires, del cual no he leído ni sabido absolutamente nada de lo que allí ocurrió. Siempre a puertas cerradas.
Por esto mismo, lo vivido en Guate este octubre, me parece un déjà vu con el EFLAC – sin L pero con muchas sapatões - acontecido en San Pablo 5 años atrás.
El 3º día, cansadas de pocos avances, se reformuló la dinámica y nos organizamos por afinidades. 1 - quienes trabajamos y deseamos la transformación desde la raíz; 2 - quienes creen en reformas, estados y leyes; 3 - Lesbianas Negras.
Casi podríamos decir que los dos primeros puntos fue un revival del año 97’ en Cartagena, Chile. Mucho se ha dicho de aquel VII EFLAC (sin L pero con muchas tortas) en el que decidieron separarse entre las Autónomas, las Institucionales y quienes no se identificaban ni con unas, ni con las otras, apodadas de “ninis”.
Talleres
De tarde, a partir de las 5,30 hs del 2º día, funcionaron los talleres; en una cantidad y variedad riquísima. Éramos dos grupos que proponíamos abordar un mismo tema, pero de DESOBEDIENTES que somos, hasta última hora nos debatíamos si participar, o escaparnos al del sujeto del feminismo. Como había una pequeña diferencia horaria, dejé a mis compañeras en ese y me fui a Romper la Monogamia Obligatoria, pensé en estar solo un ratito pero ahí me quedé. Decidimos que la coordinación estaría a cargo de las chicas del Poliamor, yo iba con más ganas de escuchar, que de hablar y coordinar, así que fue bárbaro.

Nuestro taller de RMO – Ruptura de la Monogamia Obligatoria,resultó un espacio de debate y construcción en el cual se hablaba desde las vivencias y experiencias, también desde los interrogantes de tener pocas referencias en un tema tan profundo como es intentar quitarnos el patriarcado y la propiedad privada de nuestros cuerpos, actitudes, y corazones. Nos volvimos a reunir en otras dos oportunidades, una de ellas de forma totalmente espontánea en la mesa de un bar.
Esto visibiliza el interés rupturista y de cambio que hay. Más allá de que algunas vengan por curiosidad, o por momentos coyunturales amatorios, se hace interesante dejar constancia de la importancia de este tema en nuestras relaciones y a la vez, se hace necesario revisar conceptos y preconceptos que tanto se debaten con teorías libertarias.
Fiestas

Las fiestas fueron un espacio muy singular. Especialmente la de la última noche en la que hicieron su presencia en el escenario – ya que estuvieron durante todo el encuentro con nosotras - las GranDiosas Krudas Cubensis.

Luego del show político-musical al que nos invitaron estas hermosas mujeres lesbianas, negras, gordas, vegetarianas e indepilables, se fue dando un momento absolutamente especial de despatriarcalización de nuestros cuerpos. Podíamos apreciar la belleza más allá de cuerpos colonizados, de tamaños y colores hegemónicos. Nos abrazábamos, nos sentíamos, nos besábamos, nos mirábamos y bailábamos. Fue mágico.

Lesbianizando el Big Ban
A partir de todas estas vivencias, un grupo de locas, agitadoras y, como siempre, desconformes con todo sistema que pretende instituirse, estamos confabulando un nuevo encuentro regional, en el cual el punto de partida sean nuestros cuerpos, la música y el arte.

Al término del encuentro un grupito nos fuimos al mar, y mientras caminábamos por las arenas volcánicas, soñábamos con habitar la libertad sin tantas teorías que ya no sabemos si nos representan, tampoco si nos identifican, pues es notable la cantidad de prácticas que no están acordes con sus enunciados.
Nos motiva ver que si a pesar de los quiebres ideológicos que hubieron, entre algunas pudimos encontrarnos en las márgenes de los ríos, en las fronteras del sistema, queremos continuar navegando este canal. Y probablemente después, a partir de estas nuevas vivencias, renovemos las teorías y hagamos otros análisis a los cuales muchas veces nos es imposible llegar desde las cuatro paredes del escritorio y la soledad de la computadora. Tal vez por eso haya tantas, tantísimas contradicciones entre teorías y prácticas, entre discursos lindísimos de rebeldías que llevan esposadas tantas opresiones y juicios.

Fue muy grato saber que otras compañeras que fueron al lago de Atitlán, y a las ruinas de Tikal, también habían conversado sobre la misma necesidad de “otra cosa” y “desde los cuerpos”.
Por eso, la sensación que tuve al final, es que los ELFLAC “ya fueron”. Vivimos una crisis que nos llevó al caos y al estallido. (¿Será porque hay tantos volcanes en Guatemala?) Así se produjo el gran Big Bang lésbico feminista. En lugar de un peso con tanta tensión al que le cueste moverse, como es mi visión de lo que acabó pasando con ELFLAC, podemos pensar en un estallido y que cada pedazo y chispa pueda rearmarse en cosas diferentes partiendo de un mismo his-herstórico.
No creo que tengamos que ser rehenes de nuestra propia historia. No me siento frustrada, como decían algunas compañeras, yo me siento renovada, me ilusiona mucho pensar en algo nuevo, transitar un estado de revolución permanente, y no, que en tres años vuelva más de lo mismo.

De hecho, veamos cómo sigue todo

En la plenaria final, o una de ellas, Paraguay que venía con muchas ganas de ser sede del próximo ELFLAC, dijo que hará un encuentro lésbico feminista con presencia de trans.

Las lesbianas negras se sintieron – y de hecho lo fueron – discriminadas y atravesadas por la blanquitud predominante en el encuentro. En un protesto realizado en momento de plenaria, dijeron que si el próximo ELFLAC no se realiza en un país afro, se retiran. Se van a tomar 6 meses para responder por el lugar. Como segunda sede quedó Bolivia.

Me parece que aquí hay una nueva muestra de cómo ciertos intereses trajeron, impusieron “la cuestión trans” como única e intentaron dominar el encuentro sin preguntarse qué pasaba o les pasaba a las compañeras negras que tantas veces se reunían a parte por no verse reflejadas dentro del Encuentro, en los discursos y acciones. ¿Qué pasó que un ELFLAC realizado en Guatemala, cuya población indígena supera el 70%, solo hubieran 3 lesbianas asumidamente indias-indígenas?
Es evidente que algunos intereses pasaron por encima de las transversalidades que proponía la EKIPA en su metodología de trabajo.
Si se continúa por esta vía, el próximo ELFLAC puede ser en un país afro, pero atravesado nuevamente por la blanquitud del sistema.

Creo que no es el lugar físico, ni el afuera. Es el adentro y sus prácticas. Como dice el maestro Vinicius de Moraes “es que el samba nació allá, en Bahía, y si hoy es blanco en la poesía, él es muy negro en el corazón”.
Sean bienvenidos todos los pedazos y chispas de acciones que ha generado este caótico VIII ELFLAC en Guatechida, Guatelinda, Guatecolorida. Guaterica y sabrosa.

No sé de futuro.

Sé que en el presente muchas de las que hemos vivenciado el VIII ELFLAC volvimos hechas una mar, inquietas y revueltas.

Levanto mi copa y brindo por el caos, ¿el cosmos? Ya veremos…
Mientras tanto me quedo aquí, sintiendo el atardecer en Porto Alegre, el sol se esconde en las aguas del río y yo, como siempre atrapada entre dos aguas las de Oxum y la mar de Yemanjá.







marian pessah



Porto Alegre, oktubre de 2010







No hay comentarios: