Las brujas que somos

Las brujas que somos
La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción: Anaís Nin

martes, 11 de febrero de 2014

Sylvia Plath estás muy viva en mi existencia


Con Alejandra Pizarnick y Silvia Plath me pasa la misma vaina. Tengo una helada inclinación al abismo y una tibia predisposición a la muerte. Es curioso -y siempre sucede así- al comenzar un viaje por su poesía, al descubrir nuevos detalles de su vida, al transportarme en su contexto y espacio, cada una tan distinta en acontecimientos y procederes, pero ambas tan rebosantes de angustia, de esa mezcla amor odio por la vida, me surge circularmente la idea de buscarlas y llevarlas a la primera escena de la película el Club del Suicidio  (Japón 2002, Sion Sono), las tomo a ambas, una en cada costado y saltamos muchas veces, como secuencia al infinito. Y para colmo la desolación que sentimos, no se trastoca ni un ápice, no se detiene, hasta que todas regresan a sus plumas, para desgarrarse desde sus singularidades. Hoy un 11 de febrero de 1963, Silvia Plath, teniendo 30 años, abrió la llave de gas y metió su cabeza en el horno, no sólo para morir sino para empezar a ser lo que hubiese querido.



Sylvia Plath estás muy viva en mi existencia y muy constantemente pienso en ti.



Morir/Es un arte, como cualquier otra cosa./Yo lo hago excepcionalmente bien./Lo hago por sentirlo hasta las heces./Lo hago para sentirlo real./Podemos decir que poseo el don./Es fácil ejecutarlo en una celda./Es muy fácil hacerlo y guardar la compostura./Es teatral.



DIANA  MARINA NERI ARRIAGA.

No hay comentarios: