jueves, 26 de marzo de 2020

Las realidades paralelas

En estos días me ha tocado presenciar tres realidades paralelas.
1) Están las redes sociales y en general los medios de comunicación, dónde se habla de la vida en cuarentena, se hacen memes, se comparten libros en pdf o conciertos en línea, se dan consejos de sobrevivencia ante el encierro y todo gira en torno al virus de la coronita.
2) Algunas colonias y espacios de la ciudad de México. Hay poca gente, algunos con "cubre bocas" miran recelosas a quien no lo trae, entre su sana distancia que hace que nadie hable con nadie y su discriminación, se ha vuelto sujeto de odio a quien estornuda. El virus está en el aire y todo se siente pesado y tenso.
3) Otras colonias y espacios de la ciudad de México, curiosamente las más populares, cómo la que vivo. Acá todo abierto, la gente en la calle, muchas personas desde temprano y con mucha preocupación de con quién dejar a las crías van rumbo al trabajo, ancianos con doble suéter pero en la fila de la frutería, una familia con numerosos hijos corriendo cuál parque, en el vagón del metro. Se les nota serios y no sé si por el virus de la corona, o por saber como hacerle para estirar el gasto para mañana.
La cuarentena es un privilegio de clase.

No hay comentarios:

Ideas sobre el contra amor.

La propuesta contra amorosa no es un mandato para dejar de amar o estar per sé en contra del amor, sino una convidada para reflexionar sobr...